miércoles, 9 de enero de 2008

¿Qué tipo de ciudadanos queremos formar? Y ¿Para qué país?

El Ecuador demanda cambios profundos. La Asamblea Constituyente es un espacio privilegiado para apuntalar dichas transformaciones. Uno de los aspectos que reclama modificaciones sustantivas es la educación que desde hace décadas se debate en una aguda crisis.

La educación está divorciada de la realidad económica, política y social del país. Sus contenidos no son pertinentes ni correspondientes a las necesidades del desarrollo local y nacional ni a las exigencias de un mundo cada vez más globalizado. Es una educación que ata al país y a las personas al pasado y a sus peores males: el autoritarismo, el memorismo, la opresión y la ignorancia.

La educación en las actuales circunstancias debe apuntar a la formación de un ser humano integral, socialmente responsable y ubicado históricamente. De allí que los asambleístas antes de tratar el tema educativo deben responder a las siguientes preguntas: ¿Qué tipo de ciudadano queremos formar? Y ¿Para qué país educamos? Con lo que el debate se desplaza de la educación hacia otros ámbitos de la realidad y hacia la necesaria construcción consensuada de un nuevo proyecto-país.

5 comentarios:

Segundo Siguencia abril dijo...

Para un verdadero cambio es fundamental revisar la estructura de la educación, basandonos en algo propio,con nuestra identidad,tomando en cuenta nuestro pasado, presente y hacia donde nos puede llevar el futuro si no actuamos deliberadamente;para ello debemos partir desde un punto de vista, hacia el ser humano. Creemos que la civilización en el mundo entero ha avanzado, pero no es así, lo que ha avanzado es la tecnología, lamentablemente las ciencias sociales no han podido ir a la par con el desarrollo de las demás ciencias, y hemos descuidado del ser humano. Pienso que el avance de la civilización depende del nivel de conciencia del ser humano para con el ser humano, y para ésto debemos empezar a crear conciencia social y personal; debemos trabajar en el individuo,a guiarle a formar una personalidad integral,en definitiva un criterio formado; para una buena personalidad, depende básicamente del criterio de lo que es: Familia,Trabajo,Sociedad,religión,sexo.
Si miramos, la personalidad viene dada por la herencia y el medio que nos rodea; y si analizamos nuestra realidad, lo de la herencia se va perdiendo lo bueno (valores y principios)y lo del medio no hay mucho que desear; la influencia del consumismo, el facilitismo, la violencia han degradado la personalidad de la gente.
Por eso necesitamos formar ciudadanos que busquen su realización,que encuentren el verdadero significado de su vida, que contribuyan a formar una sociedad justa, que estén dispuestos a trabajar por el bien común,que piensen que el desarrollo de un país no significa únicamente desarrollo económico de unos pocos sino desarrollo personal de la mayoría de la gente común.
Para éste trabajo,no ganamos nada buscando culpables,asumamos nuestra resposabilidad social, todos podemos hacerlo: en nuestro trabajo,en nuestra familia y en cada circunstancia de la vida.

Recodemos que: todo nace en el estado mental y no podemos se más de lo que pensamos que somos; por eso debemos elevar nuestro pensamiento y autoestima que en verdad no somos menos que nadie.

Gracias por la oportunidad de participar, y cualquier comentario,a sus ordenes.

segundos@nutrileche.com.ec

Anónimo dijo...

Es imposible que la Asamblea Constituyente en tan poco tiempo pueda remediar los vicios heredados, alimentados y acarreados por décadas en la educación ecuatoriana. Sin embargo puede establecer los mecanismos que permitan a corto y mediano y largo plazo no solamente establecer políticas públicas macro sino además espacios de participación, proposición y crítica ciudadana que mantengan un proceso vivo de permanente construcción y recreación de la educación.
El mantener este espacio de debate es interesante.

Segundo Siguencia abril dijo...

Sí sería interesante que la Asamblea Constituyente pudiera crear un proyecto consistente en una campaña masiva por todos los medios para una concientización social; esto nos ayudará a cambiar el medio. Recordemos que la mejor educación es con el ejemplo; y para ello debemos empezar a ver las cosas desde otro punto de vista más elevado. Podríamos lograr un mayor nivel de cultura en nuestra sociedad y que no seamos presa fácil del consumismo, el facilitismo, del qué me importa. Los ecuatorianos podríamos ahorrar muchísimo dinero y evitar que la riqueza salga del país.
Les diré por qué, poniendo unos ejemplos:

-Por la falta de educación no sabemos alimentar bien a nuestros niños ni a nosotros mismos; las consecuencias son una mala salud y para recuperarla gastamos chorros de dinero año tras año. Todos hemos visto los grandes monumentos a la enfermedad (hospitales y clínicas)y van siendo grandes negocios no cierto?. Por la mala alimentación pude afectar en el rendimiento de los niños en la escuela, el rendimiento en el trabajo de nosotros los adultos, es causa de la obesidad; que después gastamos también mucho dinero para mejorar la apariencia física como es de moda.

- Por otro lado no tenemos la educación necesaria para poder darnos cuenta de cuáles son las prioridades principales en las cuales justifica un gasto y en cuanto verdaderamente nos beneficia. Porque hay casos en familias que tal vez no tienen para comer, pero sí tienen su televisor y su gran equipo de sonido de última tecnología. Si analizamos la mayoría de los programas de televisión no son constructivos; con decir: sólo para personas con criterio formado creen se libran del daño que ocasionan; claro aquellos están pagados o están dentro del círculo del consumismo, y lo de la música es raro encontrar un artista que en su letra transmita un mensaje que motive a la mejora a la persona que lo escucha. Y las noticias, serán la mayoría constructivas?. No faltará también tomar conciencia a todos los medios de comunicación?.
- Buscar lo más fácil también es uno de nuestros más grandes defectos; qué cosa que no cueste sacrificio o esfuerzo es buena?. Por esta causa nos hemos ganado la mención de ser uno de los países más corruptos; claro el dinero fácil, la comida rápida, todas las cosas desechables, el esposo desechable, la esposa desechable, los hijos desechables; y esperamos que un salvador venga por nosotros?.

Nos falta darnos cuenta lo que consumimos ya sea para mantener nuestra salud física o para crecer y mejorar nuestra salud mental; luego vendrá por añadidura lo complementario. Lo básico de un buen inicio es la salud corporal y a ésta no podemos complementarla con algo que no sea una buena alimentación mental continua. Por algo se debe a ese viejo refrán: “ En cuerpo sano, mente sana”.


Se lo envio de nuevo por si no llegó el anterior.

Segundo S. dijo...

No es de sorprenderse con los resultados de las pruebas a los maestros, ni tampoco son culpables únicamente ellos; todos hemos sido responsables para que la calidad de la educación se haya ido hacia abajo. Pensando sobre el planteamiento de la pregunta:¿Que tipo de ciudadanos queremos formar?, realmente, creemos comúnmente que la educación es aprender a leer y escribir, terminar la instrucción primaria, secundaria, universitaria o tal vez aún postuniversitaria como es de moda; pero si todo ese esfuerzo no va encaminado para ofrecer sevicio y cubrir necesidades, para el bienestar de sí mismos y los demás, no sirve de nada; Pienso que la capacidad de éxito de un individuo depende de la cantidad de personas a quienes puede hacer llegar su sevicio. Necesitamos ciudadanos que piensen en qué pueden ofrecerle al país y la comunidad y no en qué pueden recibir del país; necesitamos ciudadanos, que a pesar de su capacidad y nivel de instrucción muy elevado, sea tolerantes y enseñen sin reserva a quién lo necesite. En definitiva necesitamos ciudadanos educados y no sólo instruidos en alguna rama profecional.
Es interesante también la segunda parte de la pregunta: ¿Para qué país?; por la falta de fuentes de trabajo, muchos conciudadanos han tenido que salir del país en busca de una oportunidad de trabajo, y es cierto, es necesario considerar dentro de la educación, la clase o tipos de trabajos que ofrecen en EE.UU y en algunos paises de Europa; por qué no pensar abiertamente ésta gran opción y preparar ciudadanos para que tengan capacidad de trabajar en cualquier parte del mundo? ¿ A caso no ha ayudado en la economía del país año tras año?.

Segundo S. dijo...

En uno de los comentarios me referí a que la educación actual debe ser planteada desde un punto de vista, hacia el ser humano, pero esto abarca algo muy profundo y creo que es la base para la concepción misma de una buena educación; fundamentalmente se trata de educar tratando de entender la naturaleza del comportamiento humano; nuestro actuar depende del tipo o clase de pensamientos que tenemos con respecto del concepto de la vida misma. No podemos formar hombres libres imponiendo reglas, normas y más leyes; debemos ayudarle al niño, al joven a descubrir las razones de la existencia de aquellas; no podemos prescindir de aquel planteamiento filosófico que siempre será válido a través de los tiempos: “ DE DONDE VENIMOS, QUIENES SOMOS Y HACIA DONDE VAMOS”; de esto el pasado, ya no nos pertenece, no podemos cambiarlo; de reconocer quienes somos incluidos nuestros errores si es posible; y guiar hacia nueva dirección a las futuras generaciones, también es posible. Por ello educar es aprender, educar es enseñar, educar es invitar a descubrir las capacidades del ser humano para ser aprovechadas para una mejor interacción para con sus semejantes. Una de las capacidades del ser humano que aún falta desarrollar en la comunicación es la palabra; la palabra bien utilizada, hablada o escrita puede: hacer entender, unir, curar cicatrices, levantar al hombre, corregir, e impulsarlo a descubrir de lo que puede ser capaz; pero la palabra mal utilizada, puede: destruir, desunir, herir, pisotear al hombre e impulsarlo hacia su fatalidad. Es asombroso el poder y la fuerza de la palabra, y aún es mucho más el poder del pensamiento, de lo que llevamos en nuestra mente, es la clave para un verdadero cambio hacia el desarrollo. Marco Aurelio hace muchos años mencionó: “El alma está pintada del color de los pensamientos”, aunque parece subjetivo, pero es lógico y real, nuestros actos dependen del tipo de pensamientos que tenemos. Ahora, a la pregunta planteada: ¿Qué tipo de ciudadanos queremos formar?; yo adiciono otra: ¿ Qué tipo de pensamientos debemos inculcar en los educandos para conseguir unos buenos ciudadanos?. Es interesante no cierto?.